¿Seremos los adultos capaces de expresarnos así alguna vez?

Solo desde la inocencia de la vivencia de un niño, el cual todavía no tiene juicio alguno respecto a lo que siente, se puede verbalizar con claridad.

Potenciemos pues en nuestros hij@s esta capacidad: no les neguemos nunca sus sentimientos y ayudémosles a ponerles nombre y palabras.

 

espejo del alma

 

  • “Duérmete ya, hija…”
  • “No puedo mama, no se cómo.”
  • “Pues es muy fácil: cierras los ojos y ya está.”
  • “Pero mama… es que…”
  • “¿Qué te pasa? Cuéntame.”
  • “Es que… hay miedo en mi corazón. Y ¿sabes? lo que le pasa a mi corazón es lo que me pasa a mi. Y por eso mi corazón se mantiene despierto.”
  • (… Momento de estupefacción y cara de poker de la madre …)

 

 

¿Te ha gustado el artículo?
Apúntate y recíbelos gratis en tu email

Además recibirás gratuitamente mi ebook "Gemoterapia para autotratamiento"

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *