Elementos perturbadores del campo magnético terrestre


El ser humano está hecho para vivir con los pies en la Tierra. Y esto no es simplemente un refrán sino que tiene su sentido biológico y energético.

 

El mal de altura

 

Lo ideal es habitar lo más cerca posible del suelo.

mantener los pies en el suelo

Los niños pequeños saben lo necesario que es tocar el suelo con los pies 😉

 

Hoy día no es lo habitual ya que normalmente vivimos en edificios o casas de más de una planta. El problema es que mientras más alto sea nuestro edificio, más nos alejamos del efecto beneficioso de la Tierra.

Uno de los objetivos de las armonizaciones geopáticas es restablecer el máximo de influencia beneficiosa del campo magnético terrestre que podría llegar a tener esa vivienda.

 

edificio alto

A más altura, menor enraizamiento.

 

La tan necesaria toma de tierra

Estar cerca del suelo nos permite descargar nuestro cuerpo de la carga mental y emocional acumulada durante el día. Además de la electricidad estática generada por el contacto continuo con materiales plásticos y sintéticos.

No en vano todas las disciplinas energéticas aconsejan caminar descalzos por el campo para recargarnos de energía positiva. Y esa recarga se produce porque también descargamos en la tierra parte de nuestra negatividad acumulada. Resulta obvio que para recargarse primero hay que descargarse.

Como seres energéticos que somos, el contacto con el suelo (siempre que sea de un material natural: tierra, arena, madera, piedra…) representa para nosotros una auténtica toma de tierra.

 

Otros factores que debilitan el campo magnético terrestre

 

Además de la altura de los edificios, otros factores que afectan al campo magnético terrestre que recibimos en nuestra vivienda son:

  • El hormigón (presente en la mayoría de edificios).
  • Las corrientes de agua subterráneas de origen natural.
  • Las fallas geológicas.

 

En las armonizaciones no es posible modificar la altura del edificio ni el material con el que está hecho. Pero si que se puede conseguir alcanzar el máximo % de campo magnético terrestre para esa vivienda, armonizando las geopatías: las corrientes, posibles fallas y las chimeneas.

 

 

 

¿Te ha gustado el artículo?
Apúntate y recíbelos gratis en tu email

Además recibirás gratuitamente mi ebook "Gemoterapia para autotratamiento"

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *