Quien soy


¡Hola!

Me llamo Maribel y te doy la bienvenida a mi página.
Formada como programadora informática, a partir de 2008 (coincidiendo con la entrada de Plutón en el signo de Capricornio) empecé a indagar en el fascinante mundo de las energías. Algo muy intenso me impulsaba a conectar con la energía sutil y el mundo de lo invisible.

Empecé por aprender Gemoterapia, lo que me llevó a dar un uso práctico a mi colección de minerales. Minerales que también se pueden aplicar en el hogar como elementos decorativos y energizantes. 

Cuando descubrí la Radiestesia ante mi se abrió una nueva perspectiva. 

De repente quise saberlo todo sobre los péndulos: qué eran, cómo funcionaban, para qué servían. Nunca había sentido tal atracción por alguna otra técnica energética que hubiera aprendido antes. Desde entonces el péndulo se convirtió en mi mejor herramienta: lo usaba para calmar dolores, liberar tensiones, limpiar rincones de mi casa o energizar los alimentos.

Buscando más usos y aplicaciones prácticas de la radiestesia, poco a poco me fui interesando por el tema de la Geobiología, las radiaciones y las geopatías.

Siempre he trabajado rodeada de aparatos electrónicos y ordenadores, y me interesaba profundizar sobre el efecto que podrían tener sobre el ser humano. 

En 2016 abrí el blog «Me Siento Bien en Casa«, cuyo nombre ya indica el sentido y propósito con el que nació este proyecto. Necesitaba un lugar donde compartir con el mundo todo lo que había aprendido (y seguía aprendiendo) sobre cómo estar mejor en casa y con uno mismo.

En 2021 amplié mi formación con una técnica especial dedicada a rastrear y detectar todo tipo de entidades astrales parásitas, tanto en personas como en edificios, lo cual me ha servido para mejorar la calidad de las Armonizaciones de Espacios.

Algunos de mis maestros

Son personas que estuvieron en el momento exacto en el lugar apropiado, y a las que siempre estaré agradecida.

Regalos para ti

Servicios que te ofrezco

Limpieza Energética a Personas

Cursos para aprender a usar el péndulo