Los gatos detectan la energía negativa 2


los gatos detectan la energía negativa

Mucho se habla sobre las ventajas de tener un animal de compañía: dan cariño, los niños que crecen junto a ellos aprenden a cuidarlos y hacerse responsables, etc.

Hay estudios que dicen que los niños que conviven con gatos desde el nacimiento presentan más resistencia a futuras alergias, ya que el ambiente que han respirado desde siempre ya está impregnado de esos posibles alérgenos y su sistema inmune se ha visto fortalecido debido a ese contacto.

 

Pero a parte de estas ventajas existe otra ventaja tanto o más importante: los gatos detectan la energía negativa.

Son un radar de energías patógenas

A los gatos, a diferencia de los perros, les gusta estar en zonas energéticamente más “negativas” para el ser humano (a uno de mis gatos le encantaba subirse encima del microondas y no había quien lo sacara de allí). La ventaja que tiene esto es que en función de dónde duerma tu gato, o de dónde veas que pasa más tiempo, puedes detectar zonas energéticamente patógenas en tu hogar.

Los felinos son detectores naturales de energías patógenas.

En algunos casos de personas dueñas de gatos a las que he realizado una Armonización geopática, después me comentan que notan a los gatos durante un tiempo “como buscando algo que ya no está ahí“. Y es verdad. Tras una armonización la energía de la casa es diferente, y obviamente los gatitos pierden sus zonas “confortables” de referencia y necesitan unos días de adaptación a la nueva situación energética. 

Paciencia.

Perciben cosas que nosotros no vemos

Gracias a las características de sus oídos, sus ojos y a la extrema sensibilidad de sus bigotes, los gatos pueden desenvolverse muy bien en condiciones de poca luz. Digamos que tienen una especie de radar que detecta cosas que sus compañeros humanos seríamos incapaces de detectar (la mayoría de nosotros).

No te extrañe si tu gato se queda mirando fijamente un punto de la habitación, o que en algún momento se le erice el pelo sin motivo alguno. Puede estar percibiendo algún tipo de energía o perturbación.

Haz caso a tu gato, que te lo está diciendo:

Son sanadores natos

¿Has notado que tu gato siempre se te duerme en el lugar que a ti te duele? Como he comentado antes, los gatos detectan cambios en la energía ambiental. Y si a eso le sumas que les gusta estar en sitios donde la vibración no es buena, pues ya tienes la respuesta.

Se acurrucan junto a ti en la cama cuando te duele la espalda… justo en la espalda. Algunas veces se te sientan cerca de la cabeza, precisamente el día que has venido estresadísimo del trabajo. O sobre las piernas cuando estás muy cansado y te derrumbas en el sofá. Incluso en el regazo cuando tienes dolores menstruales.

No solo a ellos les gusta estar en esas zonas, sino que además su ronroneo oscila en una frecuencia que se está estudiando que resulta beneficiosa para el tratamiento médico de muchas enfermedades.

¿Por qué les gusta estar en esos sitios?

Por lo que he podido investigar, ellos utilizan esa energía a modo de combustible energético.

Su sistema es capaz de transformarla en algo útil. Así que, en cierta manera, nos limpian. 

Me venía a la cabeza la capacidad transformadora de CO2 que tienen los árboles: para ellos, absorber dióxido de carbono no es malo porque forma parte del combustible que necesitan para obtener energía durante la fotosíntesis. Y nos devuelven algo positivo, que es el oxígeno.

Claro que la capacidad de transformación de energía negativa de los gatos no es ilimitada, va en base a lo que puedan absorber según su edad y su estado de salud.

Ellos también se enferman si se sobrecargan, por lo que muchas veces vemos que los gatos presentan enfermedades que no son propias de ellos sino más bien humanas: diabetes, cáncer, etc.

Con amor,

maribel bernal

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 ideas sobre “Los gatos detectan la energía negativa