Especial Nochevieja: Usa tu propia magia


Haz tu magia. Ya. No lo demores más.

Si, aunque te parezca una tontería.

Haz tus limpiezas energéticas.

Aunque no sepas cómo.

Y si no sabes cómo, pide ayuda “a los de arriba” para que te echen un cable. 

Unos pequeños consejos

Usar el poder de la  intención para crear nuestros propios rituales de limpieza, no es cosa baladí.

Usar la energía implica hacerse responsable de lo que se está creando.

  • Protégete TÚ antes de hacer nada. 

Puedes hacer unas respiraciones conscientes mientras visualizas que estás dentro de una esfera de luz blanca pura, y afirmas de voz o pensamiento que “estás protegido”.

  • Planifica qué quieres hacer y para qué. 

Si es una limpieza de tu casa, dedica un tiempo a pasearte por ella sintiéndola, para ver qué zonas necesitan más atención.

Fíjate en todo: puertas, esquinas, rincones… qué habitación es más luminosa, cuál está más fría, qué sientes en cada una de ella… apunta mentalmente o en un papel todo lo que te venga o intuyas.

Si es un ritual para ti o los tuyos (siempre pide permiso previo para tratar a otras personas), realiza una pequeña meditación para sentir(te) y detectar tus necesidades más urgentes.

Sentir es la clave. No dudes nunca de que tienes esa sensibilidad.

  • Invoca correctamente. 

Después de haberte protegido, puedes invocar a la Fuente Divina, o a tu Yo Superior (la parte de tí que está conectada a la Divinidad), para que te asistan. Es preferible no invocar a entidades o seres que no sean de tu completa confianza. Ante la duda, invoca siempre a tu YO SUPERIOR.

  • Pide “para tu mayor bien”, en presente y en positivo. 

Coge la lista que habías realizado antes, y decreta la realidad que quieres crear. Intenta evitar la palabra “no”; es mejor decretar siempre en positivo ya que nuestro cerebro (y nuestro inconsciente) lo entiende mejor.
La intención con la que realices esos decretos debe ser siempre: 

 

“Que sea para mi mayor bien y el mayor bien de todos los que me rodean”

  • Al finalizar, da las gracias. 

Finalizar conectándote con la energía de gratitud es una buena manera de “sellar” el trabajo realizado y anclar esa energía, para que se manifieste en el mundo físico de la manera más correcta.

Con amor y mis mejores deseos para tu Vida,

maribel bernal

¿Te ha gustado el artículo?
Apúntate y recíbelos gratis en tu email

Además recibirás gratuitamente mi ebook "Gemoterapia para autotratamiento"

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *