Las chimeneas cosmotelúricas: las grandes desconocidas 1


La existencia de las chimeneas cosmotelúricas es algo poco conocido por el público en general.

En cambio, casi todos hemos oído hablar alguna vez de la influencia negativa de otras geopatías como las corrientes de agua subterráneas, las fallas geológicas o las torres de alta tensión.

¿Y tú? ¿Habías oído hablar de este tipo de chimeneas alguna vez?

chimeneas

 

¿Qué son?

Las chimeneas cosmotelúricas pertenecen al cuerpo astral de la Tierra.

Imagínatelas como una especie de tuberías incrustadas en el suelo a gran profundidad y que también se extienden hacia arriba a gran altura.

Funcionan como intercambiadores energéticos entre ella y el Cosmos: por una parte drenan hacia arriba la energía negativa generada por la actividad humana y por otra captan la energía positiva del Universo y la dirigen hacia el centro de la Tierra.

A diferencia de otras geopatías como las fallas o las corrientes, las chimeneas no pertenencen al mundo físico. No las puedes ver, al menos con los ojos del cuerpo ;-).

Pero si puedes sentir su energía. Y estar cerca de ellas te afecta.

 

Tipos de chimeneas

Simplificando al máximo te diré que existen dos tipos de chimeneas:

  • Las exteriores.
  • Las interiores.

 

Las exteriores

Son chimeneas que pueden llegar a medir hasta 30 metros de diámetro, normalmente en campo abierto.

Pueden realizar sus funciones solas o bien asociadas con otras chimeneas cercanas a ellas.

Además del intercambio energético entre la Tierra y el Cosmos, pueden llegar a actuar como portales dimensionales.

 

Las interiores

Las que se encuentran dentro de las viviendas tienen un tamaño que puede variar entre 0.5 y 3 metros de diámetro.

Les gusta estar en sitios donde haya actividad humana frecuente durante muchas horas: las camas, sofás, mesas de comedor o escritorios.

En los bloques de pisos suele pasar además que cada piso comparte la misma o parecida estructura: encima y debajo de un comedor hay otro comedor, encima y debajo de una habitación suele haber otra habitación, etc.

¿Y esto que significa?

Que la actividad humana de cada piso “se suma” en vertical, con lo cual hace de esas zonas un lugar muy apetecible para las chimeneas.

¿Cómo te afecta?

Tener una chimenea sobre el sofá o la cama es como estar en el centro de un remolino de energías. A intervalos, grandes chorros de energía van subiendo y bajando a través de esa tubería… y ahí estás tú, en medio de ese vaivén.

Puedes notar alteraciones en el sueño, nervios, falta de concentración en el estudio, agitación, no descansar bien o sentirte agotado cuando te levantas. Y a largo plazo, tu salud se puede ver afectada.

 

Las chimeneas no son buenas ni malas. Simplemente son necesarias para el buen funcionamiento energético del planeta. Pero no es deseable que las tengamos dentro de nuestras casas.

 

¿Te ha gustado el artículo?
Apúntate y recíbelos gratis en tu email

Además recibirás gratuitamente mi ebook "Gemoterapia para autotratamiento"


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “Las chimeneas cosmotelúricas: las grandes desconocidas