Los Custodios o Seres de la Tierra


Los Custodios son seres que pertenecen a la tierra, y se encargan de vigilar o defender las estructuras astrales que Gaia necesita para su desarrollo.

El concepto es muy similar al de los Elementales o los Devas, todos son Entidades o Espíritus de la propia Tierra, ni positivos ni negativos, ya que todos tienen su función y son necesarios (más allá de lo que podamos comprender con nuestra mente limitada).

Pero los Custodios se localizan en lugares específicos o en tareas muy concretas.

Vigilando una geopatía

La primera vez que “detecté” a un Custodio fue realizando una Armonización de Espacios en una vivienda de Barcelona.

Encontré un ser antropomórfico rondando por la vivienda, pero no encajaba dentro de ninguna de las categorías de seres que tengo catalogados.

Las veces que me ocurre eso es porque tengo que incluir algo nuevo en mi catálogo… y claro, la única forma que tienen de hacerme saber que existen, es apareciendo en las limpiezas o armonizaciones.

 

¿Bueno o malo?

Realicé una batería de preguntas con el péndulo para ver qué era y qué estaba haciendo allí. Lo primero a descartar es que sea un tipo de entidad oscura o dañina para las personas que viven en la casa.

En ese caso no era así, era una entidad neutra, ni buena ni mala. 

No estaba asociada a la vivienda ni parasitaba a ninguno de los habitantes.

Por tanto, lo último que se me ocurría ya preguntar era si se trataba de un ente de la Tierra, y en efecto, así era.

 

 

En estos casos lo siguiente a preguntar es si está realizando alguna tarea concreta y necesaria. ¡Y averiguar cuál es! Aquí ya se trata de tirar de imaginación a la hora de hacer las preguntas.

 

Resulta que este ser estaba vigilando una chimenea cosmotelúrica. Las chimeneas son entidades del cuerpo astral de la tierra que actúan de intercambiadores de energía. No suelen necesitar a nadie que las vigile porque hacen su tarea por sí mismas, y la hacen muy bien.

La energía circula a través de ellas de forma ascendente y descendente, a intervalos de unos pocos segundos, con una pequeña pausa entre ellos.

Me pareció muy raro que una chimenea necesitase vigilancia, así que empecé a preguntar qué tenía de especial esa chimenea.

Nueva geopatía: las Chimeneas Extractoras

Se trataba de una chimenea cuyo giro era exclusívamente levógiro. Es decir, que sólo giraba hacia la izquierda, de forma que “extraía” energía de la tierra continuamente.

Parece ser que a mucha profundidad en la corteza terrestre, a nivel astral existía una “bolsa de negatividad” importante, asociada al Goo Negro, que necesitaba ser drenada.

Por eso la chimenea únicamente giraba en una dirección.

Era una chimenea extractora.

 

No era la primera vez que me encontraba una

Meses atrás, encontré en el jardín de una vivienda otra Chimenea Extractora. 

Con ésta, ya eran dos.

Y ambas estaban asociadas a la extracción de Goo Negro astral.

Es posible que en estos últimos tiempos la Tierra se esté especializando en sacar esta negatividad, y para ello crea este tipo de chimeneas.

La primera chimenea que encontré tenía un pequeño fallo (¿o tal vez sabotaje?), que hacía que “salpicara” Goo Negro astral a las viviendas colindantes.

Ante eso, quizá el espíritu de Gaia decidiera asignar una protección o vigilancia especial a estas chimeneas, asignándoles un Custodio para vigilar su buen funcionamiento.

Él no se puede mover

Normalmente los Custodios no se pueden eliminar ni mover, ya que están ahí por y para algo que excede nuestro conocimiento.

Pero sí que se puede preguntar si se puede mover la geopatía que están custodiando.

En este caso el desplazamiento de la Chimenea Extractora en unos pocos metros evitaría que los habitantes de la vivienda tuvieran que tenerla en su comedor (con la carga negativa que eso conlleva).

Así que la desplacé lo justo para sacarla de la vivienda, situándola en un cruce Hartmann fuera de la misma y de cualquier otro lugar habitado.

Posteriormente testé si el Custodio estaba dentro de la casa, y ya no lo estaba.

Se había ido a vigilar la chimenea a su nueva ubicación.

Por tanto, si alguna vez os encontráis con algún Ser que no sabéis identificar, preguntad si es un Custodio y si es así, qué es lo que está vigilando.

Porque tal vez, con una mínima corrección de lugar, el Ser pueda seguir haciendo su trabajo sin interferir en la vida de los habitantes de la vivienda.

 

Con amor,

maribel bernal

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *