El verdadero origen del símbolo de la paz


Pocos sabíamos (me incluyo) que el verdadero origen del conocido símbolo de la paz, icono del movimiento hippie, está en unas siglas:

“Nuclear Disarmament”

Gerald Holtom, su creador en 1958, se basó en la representación de las letras N y D en abecedario semáforo:

 

decodificando el logo de la paz

Representación de las siglas N y D en el abecedario semáforo, usado en aviación.

 

Analizando su vibración

No pude resistirme a escanearlo con el péndulo, encontrándome con una sorpresa…

  • Tasa vibratoria: 4.000 UB (muy muy bajo, la verdad)
  • Egrégores positivos: 35%

Qué raro, ¿verdad? ¿Como es posible que un “símbolo de la paz” tan conocido tenga una vibración tan baja?

 

 

El “otro” origen del símbolo de la paz. ¿Mito o realidad?

Algunas fuentes consultadas apuntan a que Gerald Holtom se inspiró en otra cosa para crear este símbolo: el cuadro “Los fusilamientos del tres de mayo” de Francisco de Goya.

 

“Holtom later explained that the design was “to mean a human being in despair” with arms outstretched downwards.

Fuente: News.bbc.co.uk

(Traducción: “Holtom explicó más tarde que el diseño era” para representar un ser humano en la desesperación” con los brazos extendidos hacia abajo”.)

Los fusilamientos del 3 de mayo de Goya

El tres de mayo de 1808 en Madrid o
Los fusilamientos en la montaña del Príncipe Pío o
Los fusilamientos del 3 de mayo

 

Eh… ahora ya se empieza a entender un poco todo esto…¿verdad?

Ya me cuadra que un símbolo inspirado en un sentimiento de desolación tenga una vibración tan baja. Además tiene un 35% de egrégores positivos, tiene MUY BUENA FAMA porque mucha gente le ha asignado un rol que en verdad no representa.

Pero a pesar de ello, eso no es suficiente para que sea considerado un símbolo de alta vibración.

Por cierto, testando la imagen superior del cuadro de Goya he visto que el pobrecico emite un 45% de energía negativa. Vamos, que desolación…muerte…destrucción…, allí hay a mansalva.

En otra ocasión escribiré un post sobre mi visita al Museo del Prado y las sensaciones que sentí en la sala dedicada a este pintor 😉

Y si quieres decirme algo, te espero más abajo en los comentarios.

Con amor,

maribel bernal

 

¿Te ha gustado el artículo?
Apúntate y recíbelos gratis en tu email

Además recibirás gratuitamente mi ebook "Gemoterapia para autotratamiento"

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *