Portales energéticos, meditaciones masivas y fechas señaladas


Todos hemos escuchado alguna vez que en la fecha X habrá un portal, que entrará mucha energía (del color o razón que sea) y que es importante meditar en esa fecha y/o realizar rituales.

Soy de la opinión en que hay que ir con MUCHA prudencia en esos días.

Y en este artículo te explicaré el por qué.

¿Qué es un portal?

Un portal, en términos energéticos, es una abertura entre dimensiones. Este tipo de aberturas permite el intercambio de energía y el paso de seres entre nuestra realidad y otros planos más sutiles.

Portales positivos y portales negativos

Un portal positivo es aquel que nos conecta con planos superiores, con aquellas dimensiones donde habitan consciencias más elevadas que la nuestra y que normalmente nos sirven de guía, apoyo y ayuda. Son portales que se abren para limpiar espacios, para “llevar a la luz” a las Almas desencarnadas que rondan perdidas entre nosotros, o bien para “absorber” energías perjudiciales y transmutarlas en formas de evolución más elevadas.

Un portal negativo, por el contrario, es aquel que se establece entre nuestra dimensión y los planos de vibración más baja, como puede ser el bajo astral… o aquellos planos donde habitan seres que no ansían precisamente nuestra evolución… sino más bien al contrario.

¿Por qué hay que ir con cuidado?

Los portales son herramientas que pueden ser muy útiles, pero también muy peligrosas. Y lo más importante: pueden ser abiertos involuntariamente si no somos cuidadosos en nuestras palabras, actos y rituales.

Un portal positivo siempre debe tener vigilancia y (súper importante) debe cerrarse SIEMPRE después de que haya acabado su función.

Si un portal queda abierto y sin vigilancia… quién sabe para qué se puede usar, y en qué se puede convertir.

¿Qué pasa en las fechas señaladas?

Las fechas en las que se repite un número (por ejemplo, el pasado 4-4-2020) son muy llamativas para el ser humano. Las personas necesitamos creer en “señales divinas” marcadas por fechas significativas, a las que podamos aferrarnos para creer que algo bueno va a suceder.

Es habitual que en esas fechas se proponga, por ejemplo, meditaciones grupales planetarias con el propósito que sea.

Pero ocurre que hay fuerzas ocultas que están en contra de la evolución del ser humano. Y en ocasiones, utilizan la energía que se genera en esas fechas señaladas para sus propios fines.

Esto no me lo invento yo. Si investigas un poco, podrás encontrar más autores afines a esta teoría.

Los seres de luz, los guías, los maestros… Dios… la Fuente… como sea que llames a esa Consciencia Superior… no necesita fechas para manifestarse. Y más, teniendo en cuenta los múltiples calendarios que existieron y existen en el Mundo.

Entonces, ¿por qué usar el calendario gregoriano? ¿Por qué no usar el calendario chino? ¿O el calendario maya? ¿O los ciclos lunares?

Si hablamos siempre, hasta la saciedad, de que en términos energéticos no existe tiempo ni espacio… ¿por qué limitar las expansiones de consciencia o las inyecciones de energía cósmica a un día del año determinado? ¿No os parece, como mínimo, interesante de reflexionar?

Un caso real

Para mi, la prueba definitiva llegó de la mano de una familia a la que detecté la obertura de un portal en su piso.
Un pequeño portal negativo, muy pequeño, en una de las habitaciones.

No es habitual (al menos para mi) encontrar ese tipo de portales en las viviendas, ya que no se crean “así como así”, sino que se tienen que dar condiciones muy específicas: o bien la realización de rituales de conexión con energías oscuras, o bien una acumulación muy elevada y sostenida de energía negativa personal, creencias, pensamientos, proyecciones…

La familia me informó que habían estado realizando un ritual de prosperidad y abundancia, cuyas instrucciones le habían llegado por whatsapp.

Y para mi sorpresa, el ritual incluía escribir el código 4-4-4.

¿Quizá se hubiera abierto el portal de forma involuntaria, activado mediante ese código numérico? Pero, ¿quién lo ha programado? Y ¿con qué finalidad?

Aquí lo dejo para que saques tus propias conclusiones.

No estoy en contra de meditar en las grandes fechas. Meditar nunca puede ser malo. Pero, si lo haces, pon atención a estar bien conectado con tu yo superior, y bien enraizado. No vaya a ser que sirvas de combustible energético para fines de terceros 😉

AGRADECIMIENTOS: agradezco a mi amiga Ana Nadal por su asesoramiento sobre los portales energéticos. Y a David Topí por animarnos a no bajar la guardia.

Con amor en estos tiempos que nos ha tocado vivir,

 

maribel bernal

 

 

 

¿Te ha gustado el artículo?
Apúntate y recíbelos gratis en tu email

Además recibirás gratuitamente mi ebook "Gemoterapia para autotratamiento"

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *