Parasitación energética durante los sueños (1ª parte)


Este artículo está basado en hechos sueños reales. 🙂

¿Sabías que puedes ser parasitado por entidades astrales mientras duermes?

Así es.

 

Hace varias semanas mi hija me quiso hablar de un sueño que tuvo. Y durante varios días me lo fue recordando, como si para ella ese sueño tuviese un significado importante.

– Mami, un día soñé con un castillo encantado. Pero me da un poco de miedo contártelo. – me decía.

– Bueno hija, cuéntamelo cuando tú quieras. – le respondía yo.

Sabía que en algún momento me lo contaría por voluntad propia (si en verdad era importante), pero si yo insistía demasiado quizás el miedo la bloquearía. Así que preferí esperar.

 

¿Qué ocurre durante los sueños?

Mami, en mi sueño venían dos fantasmas. Y me entraban por la espalda y yo me morí, porque echaron a mi fantasma.

¿Tu fantasma? ¿Qué fantasma?

El mío mama, el que tenemos dentro.

 

Imaginad mi cara después de esta conversación.

Yo, intentando mantener la compostura.

 

Sin saberlo, mi pequeña me estaba contando un caso de parasitación energética nocturna de manual: dos entidades accedían a su sistema energético por la espalda (a través del quinto chakra posterior, seguramente) e intentaban echar fuera a su propio “fantasma” (su espíritu, alma, cuerpo astral o alguna parte de su psique…)

 

Durante nuestros sueños nuestro cuerpo astral se separa del cuerpo físico y viaja por otros lares dimensionales. En ellos es habitual encontrarnos e interactuar con entidades, seres y personajes de diversa índole:

  • entes y parásitos del bajo astral.
  • el cuerpo astral de otras personas que en ese momento se encuentran “soñando” al igual que nosotros.
  • personas fallecidas.
  • seres más avanzados espiritualmente (guías, ángeles…).

 

Encontrarnos estos seres es perfectamente normal.

No es mi intención crear alarma con este artículo y que ahora nos entre la paranoia cada vez que nos vamos a dormir…

La parasitación por seres del bajo astral puede suceder tanto de día como de noche, y el detonante siempre es nuestro propio nivel vibratorio. - Tuitéalo       

Atraemos aquello que vibra con nosotros en ese momento.

Y “aquello” se nos puede quedar enganchado si nuestro sistema energético, nuestra aura, tiene agujeros o se encuentra debilitada.

 

La verificación radiestésica

Decidí testar con el péndulo si efectivamente mi hija había sufrido una parasitación o no.

Situé el péndulo en el centro del diagrama y realicé la pregunta “¿Número de entidades en el aura de [nombre de mi hija]?”

La respuesta fue: 2.

Anda, mira. Igual que en el sueño.

Pregunté en qué capa del aura estaban enganchadas y si podía o no eliminarlas. Estaban en la segunda capa, la capa astral (el cuerpo emocional).

Y me parece lógico. Desde que nació el pequeño en casa estamos todos reajustando nuestro rol familiar… y las emociones alteradas son consecuencia directa de estos reajustes.

Cuando sostenemos una emoción debilitante (ira, miedo, tristeza…) durante períodos largos de tiempo, nuestra aura se debilita y se pueden generar agujeros o fugas de energía. Lo cual nos hace más vulnerables energéticamente.

 

¿Cómo se puede evitar?

La mejor manera de evitar las parasitaciones es mantener nuestro sistema energético fuerte y en buenas condiciones, por ejemplo:

  • Minimizando el estrés.
  • Evitando ver la TV o leer las noticias.
  • Tomando conciencia cuando sentimos emociones debilitantes (ira, enfado, miedo, tristeza, envidia, culpa…)
  • Alimentándonos de la forma más natural posible (alimentos vivos, frescos, poco procesados…)
  • Conectando regularmente con la naturaleza.
  • Meditando.

No obstante nuestro modo de vida acelerado hace que sea bastante normal llevar parásitos o entidades enganchadas.

No pasa nada.

Los parásitos astrales, larvas astrales o entidades adheridas en el aura pueden ser eliminadas mediante diversos métodos.

En este artículo sobre cómo eliminar adherencias energéticas puedes leer cómo acabó la historia de mi hija y te daré algunos trucos para que los apliques, si lo necesitas.

 

Con amor,

 

 

 

 

¿Te ha gustado el artículo?
Apúntate y recíbelos gratis en tu email

Además recibirás gratuitamente mi ebook "Gemoterapia para autotratamiento"

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *